sábado, 13 de marzo de 2010

Profecias: ¿sirven para algo?

utilidad de las profecias

¿Sabes para que sirven las profecías?

No conozco una sola persona que no sepa lo que es una profecía, y tenga además, conocimiento de una o más de ellas. Que si el mundo se acaba, que si el anticristo, que si la hambruna,que si el advenimiento de una nueva era, etc.
Tampoco conozco, una sola persona que sepa exactamente para que sirven las profecias, o peor aún, para que pueden ser utiles, al menos desde un punto de vista altruista y de beneficio de la colectividad.

Constamente nos estan bombardeando desde los más diferentes lugares, particularmente la televisión, de las más horrorosas predicciones o profecías que diversos videntes e iluminados han recibido desde un nivel superior, y que han decidido compartir con el resto de los menos privilegiados seres humanos que tan sólo somos capaces de predecir lo que ocurrirá con nuestro bolsillo si lo usamos sin criterio y sin moderación.

Esta bién, no es sólo un flujo indolente e imparable de futuras predicciones las que entran por nuestros sentidos sin quererlo, de hecho, gran parte de esa información nos llega porque la buscamos. ¿Pero te has puesto a pensar por un momento para que te puede ser util esa información de lo que va a ocurrir en el futuro?

Yo identifico dos tipos de profecías: las personales y las comunes o generales.

Profecias personales

aquellas que a la sazón de un buen vidente y algo de dinero (aúnque este dinero suela camuflarse de distintas formas de pago, sólo para que no dudemos de las más elevadas motivaciones de nuestro coyuntural inspector de lo oculto) nos son develadas en una sesión llena de simbolismos y ritualísticos movimientos, y que se enfocan en establecer lo que nos depara el futuro, y a los que nos rodean, o por lo menos para con aquellos que hayamos mencionado en nuestras indagaciones futurísticas.

Profecías comunes o generales

aquellas profecias o predicciones que tendrán un "mercado" o mejor dicho, universo, mayor. Es decir, aquellas profecias que interesen a un grupo de individuos, más o menos grande, o incluso a la humanidad en su conjunto.

La utilidad de las profecias personales

Amén de un buen análisis que habrá realizado nuestro vidente de todas aquellas señales que nuestro cuerpo, nuestra indumentaria, nuestro hablar, nuestras preguntas,y otras menos evidentes marcas de nuestra presencia, emanan, poco más podrá ver de nuestro futuro. Adornando de manera habilidosa las diferentes posibilidades que puedan existir en función a las variables obvias o implicitas que presentamos, nos serán reveladas las sendas ocultas de ese misterioso criptodeterminismo que ronda a cada uno de nosotros. Que sepamos sacarle provecho, será menester de cada uno, que podamos sacar utilidad de el conocimiento adelantado del porvenir, es simplemente cuestión de buen sentido y de asumir decisiones que materialicen o impidan lo pronosticado, si acaso.

La utilidad de las profecias generales

Aqui estamos ante una situación bastante más compleja y mucho menos controlable, aúnque, con un poco de hábil política y convencimiento ciudadano, podemos conseguir, prácticamente cualquier cosa. De hecho, cada vez más me convenzo de que las profecias y la política, son simplemente manos diferentes de un mismo titiritero.

No has notado que son precisamente las profecías, y ese manejo cuidadoso de los temores humanos, los mejores aliados de casi cualquier político.
Claro, no todas las profecias serán presentadas como adelantos cuasimagicos de lo futuro, también lo serán, aquellas predicciones cuasicientificas de lo que ocurrirá si no se toma una acción particular, de hecho la acción que esa persona recomienda tomar.

Algo también verdaderamente curioso, es que a medida que la comunicación se hace cada vez más rápida, y las sociedades se interconectan y comulgan de manera más dinámica, las profecias se van haciendo cada vez más numerosas. Bueno, uno podría pensar que esto es obvio, pero... al paso que vamos, las profecias se promoverán con una antelación no mayor a aquella que una buena campaña de marketing, y la vida de un producto (la profecía para el caso) permitan. Es decir: profecias cada dos o como máximo cada tres años. Otros tiempos, probablemente no sean económicamente atractivos.

Profecias, predicciones y pronósticos

Aúnque queda para la mayoría clara la diferencia que existe entre profecía, predicción y pronóstico; no es ocioso referirnos al concepto de cada una de ellas:
  • profecia.- Predicción hecha en virtud de don sobrenatural. Don sobrenatural que consiste en conocer por inspiración divina las cosas distantes o futuras
  • predicción.- Anunciar por revelación, ciencia o conjetura algo que ha de suceder.
  • pronóstico.- Conocer por algunos indicios lo futuro. Fenómeno que permite conocer o inferir la existencia de otro no percibido. Cantidad pequeñísima de algo, que no acaba de manifestarse como mensurable o significativa.
Asi pues, las dos últimas, no encierran un mistico misterio como marco para su existencia y su eventual materialización. Son en ambos casos, predicción y pronóstico, el resultado de la aplicación de conocimiento científico, más o menos profundo, más o menos asertivo, y en definitiva, resultado de la lógica, el sentido común, la estadística y la matemática. Algo que no ocurre con las profecías, carentes absolutamente de todo asidero racional.

Que la tierra está calentándose y lo hará más aún si seguimos en esta dinámica de generar gases invernadero, es algo predecible según algunos científicos; que mañana llueva en mi ciudad, con nubes y condiciones que la propicien, es un pronóstico; que mañana el mundo se acabe cataclísmicamente, es una profecía.

Utilidad real de las profecías

Así pues, y ante este panorama, en verdad que yo sólo encuentro una única y auténtica utilidad a las profecias: lucrar. Si, ganar dinero a costa de la insaciable curiosidad que tiene el ser humano, y la nunca ausente fascinación por tener algún tipo de ventaja, que para el caso es un supuesto conocimiento del futuro.

La paradoja de la profecia útil

Se dice que conocer el futuro, y particularmente una profecia sobre un hecho trascendente en el futuro, puede permitirnos cambiar ese futuro y evitar que esa profecia se cumpla, particularmente si es una que encierre dolor, catástrofe, muerte, enfermedad, o en definitiva algo negativo, y deseable de evitarse (como son la casi totalidad de profecías que se dan a conocer).

Pues bien, hay dos únicas posibles situaciones ante la profecía: que se cumpla, o que no lo haga.

Primero, si se cumple ¿habría sido de alguna utilidad la profecía? de que se hubiera beneficiado la humanidad de conocer anticipadamente una tragedia inevitable.

Segundo,si no se cumpliera la profecía porque logro evitarse al conocerla, entonces como pudo profetizarse algo que nunca existiría?

Esta es para mi la paradoja de la profecía útil, es decir, sólo sería útil aquella profecía que pudiera evitarse, pero evitada, jamás podría haber sido profetizada. ¿O, si?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

También te puede interesar