lunes, 30 de noviembre de 2009

Elecciones: ¡Y Honduras, votó...!

Manifestacion hondureña contra el presidente Manuel Zelaya

¡ Y Honduras votó !


Domingo 29 de noviembre de 2009. Contra viento y marea, y pese a la resistencia de varias organizaciones internacionales como la OEA, y numerosos paises de centro américa y sud américa, finalmente Honduras votó !

Esta nación centroamericana, sacudida varios meses atrás por un movimiento cívico militar que destituyo de la presidencia al hasta entonces electo Manuel Zelaya, no tuvo un día de paz desde ese momento.

Efectivamente, la destitución de Zelaya significó un hecho que parecía erradicado de nuestra economía política en los últimos años: la remoción de un mandatario elegido de manera democrática, y su sustitución por el Presidente del Congreso. Inicialmente se habló de un golpe de Estado militar, y todo hizo pensar que la bota militar nuevamente irrumpía en la arena gubernamental. Sin embargo, a medida que transcurrieron las horas, se supo que el mando quedaba en manos de un civil, Micheletti, hasta entonces presidente del Poder Legislativo hondureño. El apoyo que dieron los poderes estatales, y numerosas instituciones públicas y privadas al sucesor en el mando, permitieron que se consolidara la situación.

Lamentablemente Zelaya, al parecer había traicionado las ofertas con las que llegó al poder, y cambió radicalmente su posicionamiento político, mostrando un acercamiento hacia el Socialismo del Siglo XXI que lidera Hugo Rafael Chavez Frias, presidente de la actual República Boliviariana de Venezuela, antigua República de Venezuela, y en consecuencia, pasó a ser un miembro más de ese grupo presidencial influido por Chavez. Este viraje político y consiguiente acercamiento a la ideología chavista, desembocó en lo que hoy todos conocemos: la expulsión del poder de Zelaya.

Como no podía esperarse otra cosa, las naciones y los organismos afines a Chavez, fueron mucho más allá de la condena y participaron activamente para reponer al socio hondureño. Desde simples manifestaciones verbales de rechazo, amenazas de invasión armada, muestras de apoyo externo e incondicional a Zelaya, el vergonzoso papel brasileño, hasta acciones directas para posibilitar la restitución presidencial fueron ensayadas una y otra vez, en flagrante infracción de normas de derecho internacional, y de principios básicos de la convivencia pacífica de las naciones: la no intervención y la autodeterminación de los pueblos. Mostraron ser para estos actores, simples escudos a la hora de defender sus interéses, pero fueron olímpicamente ignoradas por ellos, por lo menos para con Honduras se refiere, precisamente en defensa de esos sus particulares interéses.

La última advertencia lanzada por el eje chavista, es la de no reconocer los comicios del 29 de noviembre, y de sumir a la nación en una especie de aislamiento o limbo en cuanto a su relacionamiento internacional y regional, con la intención clara de menoscabar al gobierno que surga democráticamente elegido de estas elecciones, en un desprecio olímpico a la voluntad manifiesta del pueblo hondureño. Otros paises ya comienzan a mostrar su aceptación de la elección. Entre otros, Estados Unidos, también ha reconocido el proceso eleccionario.

El pueblo hondureño votó, y votó de una manera contundente y clara. La participación del pueblo fue masiva para ir a los centro de votación y emitir su sufragio. Al parecer la tan reclamada mayoría que pregonó durante todo este tiempo Zelaya y su equipo, el claro llamado a no asistir a las urnas como muestra de rechazo, los preocupantes rumores de que lo peor podía pasar durante el acto eleccionario, fueron todos, simples bravuconadas que terminaron por develar la realidad hondureña. Zelaya ya no representaba a nadie, y nadie le prestaba mucha atención. Zelaya había perdido no sólo el trono, el mando, la fuerza, sino también la legitimidad, la credibilidad, el cariño, el respeto y la obediencia de su pueblo. Con lo ocurrido este día, Zelaya quedará más sólo aún. Deberemos esperar a ver la posición que adopten los que hasta hoy sólo han sido coro de acompañamiento en la condena.

Será interesante ver como se articulan los interéses político ideológicos del chavismo, con la expresión democrática soberana del pueblo hondureño. Veremos si la democracia y las elecciones, sólo valen en cuanto a los interéses de un grupo de poder como instrumento para detentarlo, o son el el modo y el mecanismo que garantizan la expresión de la libre voluntad del pueblo soberano.

1 comentario:

  1. Este articulo resumen de forma MUY CLARA los sucesos de Honduras.
    El dia de ayer domingo 29 de nov. GANO HONDURAS y quedo demostrado fielmente la democracia arraigada de los hondureños, en contra de las intransigencias del expansionismo y confrontacion de chavez contra lo que no este en su linea "ideologica" masoquista y transtornada. Hoy con mucho orgullo digo SOY HONDUREÑA Y DEMOCRATA! VIVA HONDURAS!

    ResponderEliminar

También te puede interesar