martes, 7 de julio de 2009

Fraude electoral - Crimen de lesa humanidad


El fraude electoral, ha sido desde siempre un método empleado por los grupos e individuos que buscando un medio para legitimar su acceso al poder político o a otro órgano de gobierno, sea este estatal, paraestatal o incluso privado.

Ante la luz de los acontecimientos actuales, esta bien claro que sólo se reconocen los gobernantes que han logrado acceder al puesto de mando, mediante el apoyo popular manifestado en cifras favorecedoras de un proceso electoral.

Por tanto, el elemento clave aquí, que permite entronar o destronar a un gobernante o un gobierno, es el resultado de una votación.

Ahora bien, este elemento, resulta muy frágil en el momento de operativizarse. Se han desarrollado innumerables códigos electorales, métodos electorales, técnicas electorales, instrumentos electorales y controles electorales para garantizar que el proceso se verifique bajo condiciones idóneas, pero en realidad, sólo son medidas que si bien precautelan la manipulación de la elección, no garantizan en definitiva que se de el fraude.

Uno podría suponer que si la mayor parte de las legislaciones y códigos penales de los diferentes países del mundo, consideran al fraude electoral como delito, los sujetos y las organizaciones se abstendrían de realizarlo. Pero es iluso pensar esto.

La esencia del ser humano, como Hobbes decía, no es precisamente de las más virtuosas, y por tanto, fácilmente cae en la tentación de cometer una acción típicamente antijurídica, de manera dolosa para el caso, si como resultado de aquello, puede conseguir, mediante el favor del favorecido, riquezas, fama y poder.
al considerar delito,

Los delitos electorales, suelen ser asociados a los delitos comunes, en tal sentido, se juzgan de la misma manera. Sus penas suelen ser bastante benignas, y en la mayor parte de los casos la prescripción de la acción penal suele ser no muy extendida. En consecuencia, la comisión de un delito electoral, sobre todo si se tiene como garantía la protección y simpatía, cuando no complicidad del vencedor, normalmente no tiene mayores riesgos para los que lo cometen.

Sin embargo, debemos preguntarnos si este tipo de delitos, no deberían ser considerados delitos o crímenes de lesa humanidad.

Un crimen de lesa humanidad, tal como lo define el Estatuto de Roma, comprende una serie de conductas que afectan seriamente la integridad y salud tanto física y mental del individuo, siempre que dichas conductas se cometan como parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil y con conocimiento de dicho ataque. Pero el fraude electoral, no está dentro de las conductas taxativa o enunciativamente comprendidas.

Los crimenes de lesa humanidad, tienen caracteristicas propias, dentro de las que podemos referir las siguientes:

Sujeto activo: funcionarios públicos o servidores públicos y organizacines políticas.

Sujeto pasivo: la población o sociedad civil.

Tipicidad: la acción debe ser ejercida de manera generalizada y sistemática, y lesionando el interés e integridad colectivos.

Es decir, todos los elementos que se mencionan, encajan perfectamente con los elementos y efectos que produce el delito del fraude electoral.

¿Por qué no, entonces considerar al fraude electoral como un crímen de lesa humanidad?

Es la pregunta que me hago, y que motiva este artículo. ¿porqué no considerar al fraude electoral como algo que atenta contra los cimientos mismos de una sociedad, al imponer sobre ella a una persona o un grupo de individuos que no reflejan la decisión del soberano, es decir, del pueblo?

La imposición de gobiernos que no reflejan el sentimiento y el pensar de las mayorias de una sociedad, puede llevar a que estos gobiernos, amparados bajo el rótulo de democráticos, rótulo adquirido injusta pero impunemente, y mediante el uso del aparato estatal, impongan un modelo que contraría los anhelos, fines y objetivos deun pueblo. Se resiente la esencia misma de cada individuo, como parte del todo societal mayoritario.

El fraude electoral, y para no hacer de esto algo más largo, porque el formato no da para aquellos, debería plantear para los juristas, politólogos, sociologos, y otros profesionales conexos, una seria valoración en cuanto a su incorporación dentro de los crímenes de lesa humanidad.

El fraude electoral, debería ser un delito imprescriptible, es decir, sin posibilidad a que su juzgamiento sea impedido por el transcurso del tiempo que extinga la facultad de accionar el ius puniendi del Estado, además, debería ser retroactiva la facultad para investigar la comisión de este tipo de delitos. Que la norma no beneficie a aquellos que se beneficiaron de ella para disfrute personal y perjuicio de colectividades enteras.

5 comentarios:

  1. 100% de acuerdo, un fraude electoral debería ser crímen contra la humanidad y jamás debería prescribir.

    Precisamente porque atenta contra los derechos de los ciudadanos y contra su voluntad democrática.

    Esto debería ser perseguido en todos los rincones del mundo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Me preocupa mucho, en lo dicho que se mezclen tantas ideas connotando además, algo que no encuentro dicho, pero si sugerido en los cuestionamientos y conclusiones. Vamos a ver:

    Primero, partamos del hecho electoral; un proceso mediante el cual muchas personas con una decisión tomada y premeditada, expresan una selección entre dos o más opciones, utilizando para ello un mecanismo; urnas y computadoras que recuentan y verifican los resultados de la selección.

    Segundo, fraude electoral; o que los electores han votado más de una vez o que el mecanismo utilizado para el recuento no refleja con fidelidad las cifras resultantes.

    Tercero: los actores del fraude; a) parte de los electores y/o b) quienes controlan el mecanismo de recuento.

    Entonces: culpables del delito a) los electores + b) quienes adulteran el mecanismo.

    Hasta aquí; la afectación: unos ciudadanos afectan a otros ciudadanos en favor final del resultante elegido; llamese gobierno.

    El delito; engaño de quienes querían la opción "blanca", "azul" o "roja", por que salió la opción "naranja" entonces contra sus intereses.

    El no delito: alegría de quienes querían la opción "naranja" por que salio a favor de sus intereses.

    Bueno, lo que quiero decir es que el fraude electoral no tiene que asociarse con tanta simplicidad con el crimen de lesahumanidad.

    Gobiernos elegidos sin fraude, cometen y son culpables de crímenes de lesa humanidad, con su propia sociedad civil y con sociedades civiles de otros países, también.

    Mi conclusión entonces, es que si se aplica un razonamiento así; siguiendo la lógica que imprime la media de las derechas opositora al gobierno, se estaría connotando que: i) el gobierno quiere hacer fraude electoral, ii) afectará el interés de toda la sociedad civil y iii) se cometerán crímenes de lesahumanidad que afecten nuestra integridad física, es decir nuestra vida.

    Todo ello, que de verdad, no entra en un pensamiento un poco más objetivo.

    Prefiero apagar mi televisor y encender mi cerebro.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu comentario, muy apreciado. Ambos hemos recordado lo que es un crímen de lesa humanidad, un fraude electoral puede asociársele si tomas en cuenta el concepto mismo de crímen de lesa humanidad establecido por la comunidad internacional. Aquí no hay nada nuevo bajo el sol, sólo una asociación natural, en la profundidad de esta idea está la clave para que la humanidad siga su caminar hacia el futuro. Y la cuestión en debate no es si el gobierno es de derechas o de izquierdas, más bien, de que sin importar quién cometa fraude electoral, estará cometiendo un crímen de lesa humanidad. Si las izquierdas se sienten aludidas, por algo será. Concuerdo contigo: apaga el televisor.

    ResponderEliminar
  4. México, D. F. a 30 de Marzo de 2010.

    CRIMENES CONTRA LA HUMANIDAD
    SEÑOR DIRECTOR:
    El recién atentado terrorista de Moscú, donde los medios de comunicación hablan de al menos 40 muertos y 72 heridos, nos hace recordar con horror el del 11 de septiembre del 2001 en las Torres Gemelas de New York; el de Madrid el 11 de marzo de 2004, el de Zitácuaro, Michoacán en el año 2009 y los que se han vivido en Medio Oriente, han representado a los ojos del mundo, crímenes contra la humanidad.
    Existe un documento internacional que data de 1945:denominado: la Carta de Nuremberg (Ciudad de Baviera, Alemania ) y donde en su Principio VI, inciso c, define a estos actos contra la humanidad como: "El asesinato, el exterminio, esclavitud, deportación y cualquier otro acto inhumano contra la población civil…” Y la Corte Penal Internacional (encargada de juzgar a estos tipos de crímenes de acuerdo a sus principios), los señala como"la participación en un ataque generalizado contra una población civil y con el debido conocimiento de dicho ataque…"
    Sin lugar a dudas, vivimos en una gran consternación sobre estos hechos violentos, y tenemos que hacer algo para recuperar los valores morales y que vuelva a aparecer la belleza del mundo a nuestros ojos con sólo reforzarlos cada día en que vivimos, y después, mirar, estudiar y aplicar la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas cuyo objetivo final es alcanzar la paz mundial.
    Por último, para impulsar este último documento, la Asociación Internacional Jóvenes por los Derechos Humanos y su programa inspirado en el Defensor de los Derechos Humanos L. Ronald Hubbard, está realizando un gran empuje en su educación para hacerlos realidad..
    Atentanente,
    Lic.Francis Saucedo Zavala.-Directora de Comunicación Social de
    Programas Comunitarios de la Asociación Mexicana de Cienciología para el Desarrollo de
    La Comunidad Social, A. C.
    Ciudad de México.- 52 11 40 04 Ext. 121.

    ResponderEliminar
  5. Saludos Compañero,

    Desde que la Organización de Naciones Unidas (ONU) determinó en el 1960 que el coloniaje es un crimen en contra de la humanidad, no hay más necesidad para consultas o plebiscitos. La solución es entregarle a Puerto Rico su soberanía.

    Pero como el Gobierno de Estados Unidos (EEUU) no quiere hacer eso, ha ignorado las 33 resoluciones de la ONU pidiéndole exactamente eso. EEUU para engañar al mundo que le interesa descolonizar a Puerto Rico, continúa proponiendo plebiscitos para saber lo que quiere los puertorriqueños. Aunque 100% de los puertorriqueños queramos seguir siendo una colonia de Estados Unidos, todavía estaríamos obligado a tomar nuestra soberanía para después decidir que queremos hacer.

    Lo único que sirve estos plebiscitos es para que EEUU divida los puertorriqueños. Un puertorriqueño no nos invadió para hacernos una colonia. ¿Cuándo nos daremos cuenta que tenemos que unirnos?

    ¡Por eso es que tenemos que protestar pacíficamente por lo menos 3 veces al año hasta que lograr la descolonización de Puerto Rico!

    José M López Sierra
    www.TodosUnidosDescolonizarPR.blogspot.com

    ResponderEliminar

También te puede interesar